Saturday, June 10, 2017

Primeros pasos del ensablaje

Una vez doblados los aros, hay que tomar una decision de como ensamblar los aros al mastil, a la tapa y al fondo. Hay muchas formas de harcelo, una de las mas populares es "boca abajo" en la cual la tapa se pega al mastil, y despues los aros y de ultimo el fondo. En este proyecto, voy a utilizar el método de Santos Hernandez (al menos el que utilizô en muchas guitarras) en la cual, la tapa harmonica se coloca de ultima. Para esto se necesita un molde interior, como los que usan los constructores de violines, pero que permita al mismo tiempo unir el mastil y los aros.

La siguiente foto muestra el molde que se encuentra en el museo de la casa del Doncel, en Sigüenza.


Aqui en esta serie de fotos muestro ya los aros unidos con el bloque del fondo:


Y esta es mi version del molde de Santos Hernandez:


Es claro que aquí solo podemos unir el fondo pues el molde interno no permite unir la tapa boca abajo:



Doblando los aros

Doblar o "domar" los aros es una de las etapas mas difíciles pero gratificantes de la construcción de una guitarra. En cierta forma, cuando aprendemos a hacerlo solo, ya podemos aspirar al titulo de "guitarrero".


Lo mas importante es tener el angulo de la cintura correcto, o mejor dicho, los ángulos pues en esta parte hay al menos 3 curvas que se interceptan
.

Aquí dejo enfriar un aro mientras trabajo el otro:





 El ciprés es muy flexible, pero el palo de rosa de la india es mas rebelde, y todavía me han quedado diferencias entre los dos lados de la guitarra.


Tuesday, March 21, 2017

Un parentésis: estudios sobre otros modelos de guitarra

Este año ha comenzado difícil, y tengo el proyecto de la guitarra Santos en un reposo temporal.

Aquí en este otro blog presento el uso de los métodos de elementos finitos para analizar el funcionamiento de la guitarra, no solo de Santos, sino Torres, Fleta y Romanillos, entre otros.

https://sites.google.com/site/classicalguitardesign/


Saturday, November 19, 2016

Terminando la tapa armónica

Una vez el varetaje esta listo, pasamos a redondear las barras armónicas y pegar el refuerzo bajo el diapasón de ébano pues esta es una zona que suele romperse frecuentemente en las guitarras:

Ahora solo falta esculpir un poco lo extremos para dar un poco mas de flexibilidad a la tapa:


Sunday, November 13, 2016

Terminando el abanico

Una vez las barras armónicas estan bien pegadas y la tapa esta estabilizada, procedemos a pegar el abanico o varetaje. En este modelo inspirado de Santos Hernández, en realidad no hay un abanico como en las guitarras de Torres, pues la disposición es bastante paralela. Esta disposición paralela favorece, aparentemente, las notas fundamentales de la guitarra dando mucha claridad al sonido. Otras escuelas de construcción, buscan que las notas tengan el máximo posible de notas armónicas.

Igualmente, la mayor parte de los guitarreros utilizan una solera o molde cóncavo para ajustar las varetas a una superficie curva, que se supone aumenta la resistencia de la tapa y produce un sonido brillante. En mi caso, yo sigo une técnica de construcción libre en la cual los refuerzos mismos dan una curvatura natural a la tapa después de pegados debido a la contracción de la cola, y luego esta curvatura se adapta al puente y a al resto de la guitarra.





Y este es el resultado final del varetaje que debe ser redondeado o esculpido (esto también cambia mucho entre guitarreros e incluso entre guitarras del mismo constructor!)





Sunday, November 6, 2016

Colocando las barras armónicas

Las barras transversales o armónicas tienen una función muy importante que no es solo estructural: favorecen la vibración de la guitarra en su parte baja. Como sabemos, Santos Hernández utilizó muchas veces una barra armónica en diagonal entre la boca y el puente.




Santos no fue el inventor de esto, pues este tipo de refuerzo se encontraba en muchas guitarras, incluidas las que se construian en Francia y en Inglaterra. La foto siguiente  de una guitarra francesa hace parte del catalogo del museo , Museo Cívico Ala Ponzone de Cremona:

Las siguientes fotos muestran las barras para el modelo que estoy construyendo:

Esta barra es recta para poder ajustar el diapason sobre una superficie plana. En cambio la segunda, ya tiene una curvatura. Ademas, en el caso de Santos, la barra tiene que ser tallada para que no rompa el refuerzo de la roseta, que es una particularidad de las guitarras de Santos.

Aqui verifico que el ajuste esté bueno:


Y ahora puedo pegar esta segunda barra

 

Wednesday, October 19, 2016

El refuerzo de la boca

La tapa armonica es, como se sabe la parte mas importante de la guitarra. En el estilo de Santos, comenzamos por pegar el refuerzo interno alrededor de la boca:


Despues debemos cortar la boca misma de la guitarra. Esta vez he utilizado el Dremel montado en una base de aluminio. No muy práctico para ser honestos:


Tenemos entonces la boca de la guitarra lista:




Sunday, September 18, 2016

Quién fue Santos Hernández Rodríguez?

Ahora que lo pienso, este debería haber sido la primera entrada del blog. A continuación les presento un resumen basado sobre todo en el maravilloso libro de José Romanillos y Marian Harris: "The Vihuela de Mano and the Spanish Guitar: A Dictionary of the Makers of Plucked and Bowed Musical Instruments of Spain (1200-2002)":

Santos Hernández nació en Madrid en 1873 o 1874 (no hay acuerdo entre las diferentes fuentes) en una familia de artesanos. A los 10 años fue aprendiz en la elaboración de vestidos religiosos como tejedor de oro. Posteriormente, fue aprendiz de guitarrero con Valentín Viudes, José Ortega (Granada) y González (hijo) en Madrid. Hizo su servicio militar entre 1893 y 1898 durante el periodo de la guerra de independencia de Cuba que comenzó en 1895. No esta claro si combatió o no.

Desde 1898 comenzó a trabajar como oficial en el taller de Manuel Ramírez. En 1905, Santos reemplaza como primer oficial a Enrique García que se traslada a Barcelona para fundar la escuela de guitarreros de Barcelona que culminaría con Ignacio Fleta. Durante los años con Ramírez, trabajaron al mismo tiempo que Santos, Domingo Esteso y Modesto Borreguero. En algún momento entre el regreso del servicio militar y el año de 1910, Santos Hernández contrajo matrimonio con Matilde Ruiz López (Guadalajara, 1874).

Después de la muerte de Manuel Ramírez en 1916, Santos  trabaja para la viuda de éste y para si mismo, haciendo guitarras en su casa y en el taller de la calle Arlabán. Estas son las guitarras que tienen en su etiqueta la dirección Plaza de Nicolás Salmerón, hasta que abre su taller definitivo en 1921 en la Calle Aduana 27 (número 23 a partir de 1931). Allí por 22 años, el taller de Santos Hernández se volvió un paso obligado de guitarristas flamencos, clásicos, músicos e intelectuales que se encontraban espontáneamente durante las tertulias del taller.

Santos Hernández muere el 8 de marzo de 1943. El diario ABC de Madrid publica una nota al día siguiente informando del deceso del "Stradivarius de la guitarra".

La personalidad de Santos ha sido descrita como la de un hombre bondadoso, de pocas palabras y entregado literalmente a su arte de hacer guitarras por pasión y no por dinero. Siempre trabajó solo, sin aprendices pues consideraba que los jóvenes solamente querían aprender el oficio de manera superficial para ganar dinero fácil haciendo guitarras en serie.

Santos Hernández fue, y es, una figura central en el desarrollo tanto de la guitarra clásica como de la flamenca (de hecho sus modelos de ciprés sirven para música clásica y viceversa), e hizo algunas de las guitarras mas importantes del siglo XX: la guitarra de 1912 que Andrés Segovia tocara durante 25 años que la construyó siendo primer oficial en el taller de Manuel Ramírez (la familia Ramírez discute mucho la autoría de esta guitarra por razones obvias, sosteniendo que el diseño y los principios de construcción eran propios de Manuel Ramírez y no de sus empleados). También construye en 1934 la guitarra de arce rizado, conocida como "La Rubia", con la cual Regino Sainz de la Maza estrena el concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo en 1940 en Barcelona. Entre sus clientes flamencos se encontraban Ramón Montoya con una guitarra que el llamó "La Leona" (que no se debe confundir con la guitarra de Antonio Torres FE 04 de 1856 que tiene el mismo apodo) y el Niño Ricardo, entre otros.

 Aqui podemos ver a Santos con su esposa Matilde Ruiz.

Thursday, August 4, 2016

Terminando la tapa armónica

Como pueden haber observado, no estoy trabajando con mucho orden, y aqui estoy terminando la tapa armonica.

Contrariamente a la mayoria de los constructores, yo rebajo la madera con un cepillo de mano Stanley 6 y 1/2 de angulo bajo, que me permite trabajar por partes y en todas las direcciones.

Aquí la meta es 2.6 mm como recomienda el Maestro José Luis Romanillos en su libro. El espesor final varia mucho según el guitarrero, puede ser homogéneo, mas delgado en la periferia, etc, etc, y hace parte de la técnica personal de cada uno.

Las guitarras de Torres, Manuel Ramírez y Santos, tenían todas tapas de apenas 2 mm, y muchas veces menos, y compensaban esto con un arco (en los dos sentidos) de entre 2.5 y 4 mm, y eran en general muy ligeras, alrededor de 1350 g o menos. A lo largo del siglo XX, muchos constructores empezaron a hacer guitarras mas pesadas, buscando probablemente un sonido mas cercano al piano, pero esa es una historia para otro blog.

Monday, August 1, 2016

Breve reflexión sobre la solera para el fondo

Voy a hacer aquí un pequeño paréntesis. Uno de los aspectos que genera mas discusión, es el uso y el diseño de la "solera" que es un molde para ensamblar la tapa o le fondo.

Todas las guitarras artesanales, desde épocas históricas, tienen un abombado muy sutil en la tapa y en el fondo. Este abombado es necesario por razones estructurales y acústicas que son muy difíciles de medir pero los constructores están de acuerdo que es necesario. Actualmente, muchos luthiers utilizan soleras que han sido vaciadas para poder acomodar una tapa o un fondo abombados, y muchos pegan las varetas del abanico y las barras transversales para que la tapa y el fondo tengan la forma del vaciado de la solera. Aquí estamos hablando de entre 2 y 4 mm ya sea en sentido longitudinal, transversal o ambos.

Pero al terminar este fondo, me he encontrado con una sorpresa.  Aunque las tres barras transversales tienen el mismo arco (lo que debería producir un cilindro), en realidad se produce un cono con bóveda. Es decir hay arco en el sentido longitudinal y en el sentido transversal.

Recordemos primero como esta reforzada el fondo con una tira con veta transversal. Nótese que en muchas guitarras (de todos los precios...) la veta puede estar en sentido longitudinal, que se considera menos solido pues el fondo puede separarse y "quebrar" la veta.



Y veamos entonces el efecto sobre el fondo





Este abombado natural viene de la contracción de la madera de la tablilla de refuerzo que tiene la veta en sentido transversal, y también de la  misma madera del fondo, que al estar arqueada y no ser rectangular, presenta diferentes tensiones en su estructura.

No he llegado todavía a la tapa armónica, pero el historiador y luthier Richard Bruné sostiene que los grandes maestros españoles, incluido Torres, no tenia soleras para cada guitarra, si no que pegaban las varetas del abanico, y la cola, con su contracción, daba la forma arqueada en sentido transversal, que después, en el ensamblaje ajustaban para tener un arco también en sentido longitudinal, creando así una bóveda o cúpula en la tapa.

Estas ideas van en contra de la tendencia de utilizar un domo simétrico, pues el abombado, por definición, no puede ser simétrico en la guitarra porque un mm de arco en el sentido de la veta tiene mas impacto que 1 mm de arco perpendicular a esta.